Logo Ayuntamiento de Almazán
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Micología en Almazán

Micología de nuestro entorno

La riqueza micológica de un territorio es dependiente de los ecosistemas presentes en el mismo, debido principalmente a que los hongos son organismos cuya supervivencia depende de la existencia de plantas a las que se asocian, sustrato del que se nutren u organismos a los que parasitan.

Será rica y diversa la flora micológica de nuestra comarca, como lo es la diversidad de hábitats con la que contamos.

Relataremos a continuación el cortejo de especies fúngicas presente en algunos de los ecosistemas más característicos de nuestro entorno, pinares, encinares, eriales y zonas de ribera

Basado en el texto Riqueza micológica de la Comarca de Almazán, de Sendas Seteras (Editado por Adema en 2002)

Pinares

Los hábitats con mayor número de especies son los pinares de Pinus pinaster, llamado pino resinero o negral. En la Comarca de Almazán, esta conífera es la segunda especie arbórea más importante por la superficie que abarca.

Como taxón más destacado y de aprovechamiento comercial más importante en estas masas de pino negral, se encuentra la nícola o níscalo, como es denominado Lactarius deliciosus.

Su recolección congrega cada año a multitud de “seteros” de distintos lugares de España que se dedican casi exclusivamente a esta especie.

También fructifica en estos pinares una especie de valor gastronómico similar y gran parecido morfológico con la nícola: Lactarius sanguifluus, cuyo látex, sin embargo, es rojizo.

Dentro de este grupo de especies con carne granulosa, en el que se incluyen las nícolas, se encuadra también el género Russula. Amplísimo y singular por sus característicos colores rojizos que resaltan sobre la zarabuja o bajo los brezos.

Lactarius deliciosus Micología Almazán
Lactarius deliciosus
Amanita muscaria

Comestibles son las especies de babosos presentes en estas formaciones vegetales, entre ellos, Suillus bellinii y Suillus luteus, la primera caracterizada por las tonalidades blanquecinas del sombrero y el punteado marrón-rojizo del pie y la segunda por la presencia de anillo.

No fructifica en estas zonas Boletus edulis, especie que, sin embargo, es muy abundante en los pinares de Pinus sylvestris del norte de la provincia, donde el pH es más ácido.

Otras especies bellísimas y singulares son la Amanita caesarea, conocida como “seta de los césares” por su extraordinario valor gastronómico y Amanita muscaria, llamada matamoscas. Su ingestión, además de ser muy peligrosa por su contenido en muscarina, produce síntomas similares a los de una intoxicación alcohólica.

Las llanegas, son setas comestibles con láminas separadas y muy decurrentes, pies alargados y cutícula viscosa. Muy frecuentemente encontramos bajo los biércoles Hygrophorus agathosmus caracterizado por su olor a almendras amargas.

En los bordes de caminos y claros del bosque aparecen en otoño unas setas de grandes dimensiones y forma de paraguas que son conocidas como parasoles o galampernas. Son, entre otras, Macrolepiota procera y Macrolepiota rhacodes, de gran valor culinario.

Gran número de especies pertenecientes al género Tricholoma se dejan ver en nuestros pinares. Destacamos por su abundancia al llamado ratón o negrilla, Tricholoma terreum, que surge formando grupos muy numerosos y es un muy buen comestible. Mayor esfuerzo requiere la búsqueda de Tricholoma equestre, seta de los caballeros, que emerge en zonas arenosas y aguanta los fríos de diciembre, especie considerada tóxica.

Adornando árboles dañados o muertos, tocones y ramas caídas, se encuentran especies saprófitas y parásitas, como el yesquero del pino Fomitopsis pinicola.

Por último, los pedos de lobo, pertenecientes al género Lycoperdon. Estas especies presentan carpóforos globosos que cuando pisamos dejan escapar una nube de polvo marrón con cientos de miles de esporas.

Macrolepiota procera Matamala Micología Almazan
Macrolepiota procera

Encinar

Es Quercus ilex la especie arbórea más extendida en la comarca. Se mezcla en ocasiones con enebros y quejigos constituyendo masas muy amplias.

Son precisamente esas zonas donde se recolecta la trufa negra, Tuber melanosporum, especie hipógea, comestible de gran valor, cuya recolección exige, como es sabido, la ayuda de un perro.

En primavera fructifica Sarcosphaera crassa, llamada cazoleta por su forma de copa, paredes gruesas e interior violáceo. Comestible tras cocción, como gran parte de las especies de este grupo. En grupos numerosos se presenta Helvella lacunosa, especie también habitual en bosques de coníferas y zonas de ribera.
De entre las especies lignícolas destaca por su vistosidad Ganoderma lucidum, llamada pipa por la forma de su carpóforo. Esta especie tiene propiedades medicinales, se considera anticacerígena y se ha usado desde antiguo en pueblos de Oriente.

Una extensa lista de Boletus se desarrollan en este tipo de bosques. En primavera ya fructifican Boletus impolitus y Boletus erythropus, ambos comestibles.

Tuber melanosporum

Entrado el verano, si éste es lluvioso y también durante el otoño, quizá tengamos la suerte de encontrar Boletus satanas especie tóxica, no mortal, pese a la referencia a Satán en su nombre. Presenta poros rojos y sombrero con coloraciones blanquecinas. Prefiere suelos calizos y micorriza con árboles caducifolios.

Una especie con láminas presente y destacada es Amanita phalloides, especie mortal responsable del 90 % de las muertes debidas a la ingestión de setas.

Otro representante del mismo género es Amanita ovoidea, de color blanco, grandes dimensiones y una característica volva membranosa ocre-amarillenta. Se trata de una especie comestible cuyo consumo no se recomienda debido a su posible confusión con ciertas amanitas blancas mortales.

Un agradable olor a anís desprende Clitocybe odora., llamada así precisamente por ello. Otra especie del mismo género es la pardilla, Clitocybe nebularis, seta comestible no tolerada por algunas personas.

De gran valor son: Russula cyanoxantha, la famosa carbonera y Russula virescens el guibelurdín, con su característico color verde.
Se deja ver, también en estas zonas, Lactarius chrysorrheus, especie similar a la “deliciosa”nícola. Sin embargo, su látex tiene sabor acre y color blanquecino que después vira a amarillento.

Muy abundante en este y otros tipos de bosque es Astraeus hygrometricus, especie con forma de estrella, cuyos brazos o lacinias se cierran sobre el peridio cuando el tiempo es seco.

Amanita phalloides

Eriales

Los eriales ocupan al menos 70000 ha en la comarca de Almazán. Son terrenos constituidos únicamente por especies herbáceas y leñosas pequeñas. Se trata de zonas que en otro tiempo fueron cultivos agrícolas y que hoy, en muchos casos, son aprovechadas por el ganado mediante pastoreo. En la composición de estas extensas áreas se encuentran especies herbáceas anuales y también ciertas plantas aromáticas.

Son zonas micológicamente caracterizadas por la presencia de la seta de cardo, Pleurotus eryngii, considerada entre la población local como la más exquisita de cuantas setas se desarrollan en estas tierras y ligada, para su desarrollo a las raíces del cardo corredor.

A su lado, tanto en primavera como en otoño, fructifican champiñones de dimensiones considerables como Agaricus macrosporus y otros, como Agaricus campestris, de gran valor por su comestibilidad. Abundante es también Marasmius oreades, conocida como senderilla o senderuela, que deja sobre el terreno la impronta de su presencia a modo de círculos de hierba seca.

Pleurotus eryngii
Marasmius oreades

Nos alegra la jornada la presencia del llamado por los vascos perretxiko, (Calocybe gambosa). Lansarón y seta de San Jorge son otros de los nombres con los que se conoce a esta especie primaveral de olor harinoso y gran valor gastronómico. Forma corros de bruja en zonas calizas muy húmedas y con presencia de arbustos como espinos, brezos y endrinos.

A finales de otoño y en zonas similares también podemos encontrar el pie violeta, Lepista personata.

Nos sorprenden a veces, los impresionantes carpóforos de un pedo de lobo tan grande, que por eso lo llaman gigante, Langermannia gigantea.

Bosque de ribera

Los bosques de ribera son portadores de una micología variada, interesante y de buen valor culinario, que además en primavera hace las delicias de los aficionados.

Piñuelas y bonetes (Morchella esculenta, Helvella leucopus), barbudas y senderillas (Coprinus comatus y Marasmius oreades) son algunas de las setas que podremos recoger en tierra. Cuidado con la ingesta sin cocinar de las dos primeras y de la barbuda, recordad que su mantenimiento en buen estado dura muy poquito tiempo.

Sobre los árboles en choperas fácilmente encontraremos dos especies a las que llamamos seta de chopo, Agrocybe cylindracea y Pleurotus ostreatus, ambas comestibles apreciados.

Morchella esculenta Micología Almazán
Morchella esculenta
Coprinus comatus

Almazán, 14 de junio

Almazán, ES
28°
Parcialmente nublado
20h21h22h23h0h
26°C
24°C
22°C
20°C
19°C

Te escuchamos

Buzón de
Sugerencias

El Alcalde y el equipo de gobierno municipal quieren escuchar a la ciudadanía con la finalidad de mejorar la gestión de la Villa.

Rellene los espacios con sus datos y explique en su casilla su propuesta, sugerencia, petición o queja.